Dijo Henry Ford que un negocio que sólo da dinero, es un negocio pobre. Bueno, eso es fácil decirlo cuando estás forrado, porque supongo que más de uno querríamos tener uno de esos negocios pobres, ¿no?

¡Pues no! Yo no quiero un negocio así. Quiero que dé dinero, sí, y mucho; pero quiero más cosas. Quiero un negocio ético y estético; y además por ese orden. Para mí es una forma de entenderlo. Sí, ya lo sé, soy muy…

Me da igual, la ética y la estética siguen siendo dos de mis insignias en la forma de entender un negocio, incluso sabiendo que en el pasado fueron protagonistas, entre otras cosas, de mi ascenso a los cielos y de mi desenfrenada caída a los infiernos, pero sigo pensando igual, sobre todo ahora que soy menos iluso, o más perro, como quieras.

Un negocio sin estética está condenado, pero un negocio sin ética está perdido.

En cualquier caso creo que un negocio sin estética está condenado en este mundo en el que manda la imagen, pero sin ética está perdido, sin identidad, sin carácter. No creo que sea necesario explicártelo con detalle, eres inteligente, más que yo, sólo tienes que ver casos y noticias que nos rodean.

Vale, te pongo algunos ejemplos: ¿Qué te parecen esas empresas que mienten en el etiquetado de sus productos, a pesar de la clara normativa que tienen sobre ese aspecto? ¿Y esos bancos que te animan a abrirte una cuenta sin comisiones, pero luego se inventan otras nuevas que no estaban en el contrato?

Los hay peores, los hay que no paran de crecer, tanto los propios negocios como la fortuna de sus creadores. Las condiciones en las que trabajan las niñas que elaboran sus productos, entre otras cosas, no son importantes, ni para ellos ni para los millones de compradores que abarrotamos sus tiendas. Están muy lejos, y el millonetis, además, hace fantásticas donaciones a los hospitales. Es penoso, pero es así y no va a cambiar. No lo vamos a cambiar.

La ética ha desaparecido. La estética es la dueña.

La ética ha desaparecido. La estética es la dueña. Mientras, hoy he leído que los canales online de Inditex crecen al ritmo del 53%. Es lo que hay.

Bueno, vamos a tomarnos estas estupendas cervezas brindando con aquella famosa frase de Makinavaja: “En un mundo sin ética, solo nos queda la estética“.

Salud!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *