Empiezo a leer un informe hecho por unos nuevos emprendedores y esto es lo primero que veo: “Linkedin es la ossssstia”. Empezamos mal, hacer un informe para que lo lea el mayor número de gente posible y meter la pata de esa manera, no es empezar bien. Claro, que depende de la gente que lo lea, que igual también escriben “ostia”.

El informe es muy interesante, y lo encuentro acertado y práctico, pero tiene unas cuantas faltas ortográficas de bulto que lo afean innecesariamente. Y no me refiero a esas reglas que la R.A.E. cambia a su antojo, sino a las fundamentales que todos deberíamos saber. Y a mí, pureta con esto de escribir bien, se me revuelven las tripas y me sangran los ojos viendo errores de ese calibre. Errores, por cierto, demasiado comunes entre universitarios. Ahí lo dejo.

Una cosa es hacerse un lío con las tildes de algunas palabras, y otra confundir “haber” con “a ver”.

Todo esto me lleva a pensar que entre todas las cosas que han traído las redes sociales, la que peor llevo es ésta, la de la falta de conocimientos mínimos de ortografía. Porque una cosa es hacerse un lío con las tildes de determinadas palabras (hace poco los lumbreras caprichosos de la R.A.E. nos dijeron que solo ya nunca lleva tilde, o antes que los pronombres demostrativos tampoco deben llevarla), y otra los famosos “haber” en lugar de “a ver”, “enserio”, “a” delante de participio… y el “ostia”, ese nunca falta.

Y cuando ves tanto, y de tantos, te preguntas qué coño ha pasado, a qué colegio, instituto o universidad fueron y por qué esa falta de preocupación por formarse o informarse. Y ahora que digo colegio, me acuerdo de un grupo de Facebook de antiguos alumnos del colegio en el que hice primaria, algunos con los que estuve en la misma clase, a los que a veces me cuesta leer por las coces que le meten a la ortografía y al diccionario.

El tema es todavía más grave si te encuentras con gente que se dedica a escribir de forma profesional o, por lo menos, seria: me refiero a los blogueros o mejor bloggers, que a ellos, y ellas, les mola más en inglés. Sí, resulta que hay una buena cantidad de blogueros que andan justitos de ortografía, y claro, si te dedicas a escribir, y lo haces con faltas, el delito es doblemente grave. Parece que prima más el afán de protagonismo como blogger, que esforzarse en escribir bien.

Leer es el mejor remedio contra las faltas de ortografía.

A mí es un tema que me deja entre perplejo y cabreado, porque me cuesta mucho entender que la gente sea tan despreocupada y tan poco leída, porque no voy a descubrirte ahora que leer es el mejor remedio contra las faltas de ortografía. Pero ya sabes, soy raro. Y oye, que el tema es muy simple: yo siempre que me pongo a escribir tengo abiertas dos pestañas del navegador con el diccionario de la R.A.E. y el de sinónimos, que uno no lo sabe todo.

Por cierto, ostia es una palabra en desuso que significa ostra. Igual te tomabas unas con esta cerveza, ¿no?

Salud!


Un pensamiento en \"Hostia se escribe con hache.\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *